fbpx

El humor como parte de tu obra.

humor-entrevista-Amira-Aranda

Se piensa que en el mundo del arte todo tiene que ser solemne.

Pareciera que entre más en serio se tome una obra, más cultos nos volvemos. Los espacios donde son expuestos definitivamente mueven algo en nosotros que afecta nuestra percepción de lo que vemos y sentimos. Me preguntaba si el arte puede ser tomado con otra perspectiva; Por ejemplo: ¿El humor?.

Esto me lo contestó Amira Aranda, quien es Artista Plástica en Cuernavaca quien a desarrollado distintos proyectos a lo largo de su trayectoria. "Soy una persona que gusta mucho de las artes y la imagen. Me gusta mucho ver películas". Me cuenta sonriente y continúa.

"Creo que las personas nos construimos de acuerdo a lo que nos gusta y lo que no. A mi personalmente me gusta mucho lo que las imágenes te puedan decir. Mi trabajo en cuestión de arte o ilustración lo veo como una cosa que tengo que hacer por necesidad creativa. Y hay mucho de mí en ello”. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

Estar vigente en el mundo del arte pareciera una tarea titánica, al respecto Amira me comenta. “Siempre he estado en la cuestión del arte por diferentes razones. Ya sea por estar leyendo, porque estudié historia del arte, porque doy clases o porque produzco. Si creo, que una de las cosas que me hace estar vigente quizás, es el contacto con la gente más joven, a partir de las clases que imparto”.

“A mi me refresca mucho ver los gustos, las películas que están en tendencia, lo que leen. Creo que es importante tomar esto en cuenta. Una de las cosas que más me gusta de la docencia es eso, que puedo platicar de cosas que me gustan y puedo aprender sin necesidad de pertenecer a esa generación”.

Sobre el proceso creativo.

Existen diferentes procesos para llegar a un fin. En el arte, el proceso creativo de Amira es algo que a ella ha explorado a su manera. “Mi proceso creativo es bastante espontáneo. Creo que hay artistas que hacen una planeación muy concreta de lo que quieren lograr, a mi eso no me funciona. Me cuesta trabajo ser ordenada en ese sentido, mis dibujos y las ideas que logró hacer, tienen que ver con ideas espontáneas o cosas que puedo resolver en ese momento”. 

Amira considera que hay diferentes procesos creativos uno de los que le parecen más tardados es el de la pintura. “Me gusta mucho la pintura pero creo que no tengo carácter de pintor. Me imagino el proceso para la creación de una pintura como un proceso tardado al que le dedicas mucho tiempo a una sola imagen. A mi me funciona más la gráfica o el dibujo, porque creo que puedo encontrar soluciones a la imagen más inmediatas”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

El mundo virtual de "Ellos no tienen amigos"

Antes de que sucediera la pandemia, Amira había explorado el mundo virtual con su espacio digital, donde comenzaba por exponer el mundo de "Ellos no tienen amigos"; "Como todo lo que realizo, este proyecto salió muy espontáneo; al momento de querer crear mi sitio web, me puse a pensar, ¿cómo se llamará?, en eso dije, “Ellos no tienen amigos” suena bonito.

Coincidía que en ese momento, todos los personajes que yo iba creando eran solitarios o se hacían cosas feas entre ellos y se fue transformando. Este proyecto tiene mucho de soledad e intriga, suena como un chiste lo sé, pero aborda la idea de la soledad”.  Durante la pandemia este proyecto se ha ido transformando, al respecto Amira me comentó:

“Creo que el proyecto también ha ido evolucionando ahorita con la pandemia, hice una serie que se llama “Me quedo en casa”, y creo que ambos proyectos tienen mucho en común. Porque con esta cosa de la pandemia, la mayor parte del tiempo yo me encontraba sola creando. Eso de los amigos también era casi, casi una idea. Tu amigo está por allá lejos pero está, creo que se vuelve ahora una presencia o una idea o algo de ese momento que sabes que existe pero no puedes ver”.

El mundo virtual de Amira también se extendió a las redes sociales. “El salto a las redes sociales para mi fue algo muy natural que no había sentido. Yo no usaba mucho Instagram, usaba más Facebook pero ahora me gusta más Instagram porque creo que solo es la foto, es más inmediato y siento que el formato de la plataforma puede enmarcar la foto, eso me gusta; que no hay tanto texto u otra cosa que te estorbe y es más práctico. Creo que actualmente todo mundo está en la pantalla”.

El salto virtual de lo análogo a lo virtual no ha sido el favorito de Amira, pero se ha aventurado a hacerlo para difundir sus creaciones. “Si hay cosas que se pierden, yo no trabajo digital, yo lo hago análogo. El papelito y los materiales; Por ejemplo la acuarela que es tan rica en la pantalla de repente se pierde si no se edita bien, pero fuera de eso, me parece muy enriquecedor que gracias a estas plataformas otras personas puedan conocer tu trabajo”.  

Aunque llevar su trabajo a lo virtual ha costado Amira no ha dejado de explorar sobre estos espacios. “Toda mi formación fue sobre artes plásticas. Cuando yo estudié la licenciatura en artes, había una división bastante absurda, que eran visuales o plásticas; Y plásticas eran los que no usábamos la compu, sino las manos. Tome cursos super básicos de Photoshop, yo no sabía usar Ilustrator hasta hace poco. A mi me costó un trabajo extra que yo no sabía”.

“Si quisiera una imagen de mayor calidad, tendría que digitalizarla. Eso me da un poco de flojera. No lo siento parte de hacer la obra, la obra ya la hice. Pero creo que entre más pasan las generaciones esto no les sucede, lo ven como un proceso natural”.

Ver esta publicación en Instagram

#ellosnotienenamigos

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

“Ahora me fijo más. Tengo una imagen física y me encanta, pero en lo digital no tanto. Pero el ojo se va acostumbrando a darle mejor calidad. Es un proceso de observación”.

Al mal tiempo buena cara.

Lo que quizá para muchos el quedarse en casa era una situación desagradable, para Amira fue una oportunidad de seguir creando. “No quiero sonar privilegiada pero a mi la pandemia me trajo muchas cosas positivas. Me encontraba un poco agobiada porque como trabajo en varios lugares me la pasaba transportándome mucho. Yo quería pasar más tiempo en mi taller pero no me daba tiempo, y esta pandemia nos forzó a todos a estar más tiempo en casa. La verdad creo que por lo menos dibujisticamente he hecho muchísimo más durante estos meses”.

Y no solo Amira se ha dedicado a crear, también ha notado crecimiento en sus alumnos. "Pensaría que actualmente hay un adelanto en los jóvenes en el área digital. A veces sentía que mis alumnos se sentían temerosos de exponer. Los espacios destinados a ello los intimidaba mucho a diferencia de lo virtual, entonces, creo que esto de exponer en Facebook o Instagram se da muy natural; Esta pandemia reforzó que la obra va más allá del espacio físico”.

“A mi me dio mucho gusto ver que muchos los chicos, más allá de las clases, durante estas vacaciones comenzaron a subir y crear. Porque tienen esta necesidad de que la gente vea tu trabajo”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

“Puedo decirte que en la pandemia, he creado dos cosas que pueden ser algo más que solo dibujo. Posteriormente podría hacer un libro o hacer algo más complejo”.

La difusión y constancia como parte fundamental.

Amira es consciente de que la difusión es una gran parte del trabajo del artista. "El año pasado fue muy afortunado. Ilustré el libro de “Esquirlas” que escribió Carlos Gallardo y también trabajé “Mi amigo perdió la cabeza". Creo que los editores fueron muy lindos tanto Ricardo como Mariana; son muy conscientes que se tiene que mover la obra y estuvieron con ferias del libro donde me invitaban".

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

“Mi amigo perdió la cabeza” fue un accidente muy padre. Es el primer libro que saqué totalmente de mi autoría, en formato álbum, es decir, se cuenta a partir de imágenes. Desde la idea, la narrativa, los personajes, el texto, todo fue una idea mía”.

Además de la idea, la gestión fue otro tema. “Me encontraba en ese momento haciendo fanzines y le regalé uno a alguien que resultó dárselo a Ricardo Sánchez, el editor de Textofilia. En ese momento me dijeron que lo contactara porque quería ver mi carpeta, le mandé la carpeta, nunca me contestó. Hasta el año siguiente su socia me llama, y me comenta que hay un apoyo por parte de CONACULTA, mandé el proceso del libro, se aceptó y para mi fue muy fácil de sacar porque eran fanzines de los cuales pude partir".

Ver esta publicación en Instagram

#miamigoperdiólacabeza

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

Otro de los proyectos en los que Amira trabajó fue "La Niña Cucaracha". “No pensé que se fuera a convertir en un libro; lo había pensado como un fanzine. Se lo presenté a Jorge Plata editor de Svarti Ediciones, y él me dijo que hiciera un libro, que hiciéramos una edición. Me gusta mucho la niña cucaracha porque es una niña ruda, que es fellona, que le pasan cosas y se me hacía muy bonito. Era una historia bastante sencilla y Jorge le dio otra posibilidad”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

El humor como parte de la obra.

Amira me comentó un poco de como ve ella su obra y lo que plasma dentro. “Yo no sé cómo hacer ese tipo de arte que está tan desconectado de uno. Recientemente veíamos vanguardias en clases y hablábamos de cómo con ciertos movimientos se hizo importante la experiencia personal. Somos muy ególatras y narcisistas, y es interesante poder comunicar cosas que sabemos hacer y que nos gustan".

Amira gusta de poner un poco de sí en los dibujos que crea. “Hay mucho humor en mi obra. El humor para mi es un recurso muy padre, me encantan las obras solemnes pero yo no puedo hacer eso. Mucho de lo que entendemos como las llamadas: bellas artes se toma muy en serio, pero me llama la atención ese arte que se atreve a ser chistoso y hacer comentarios incómodos. En mi obra hay eso también, los personajes hacen cosas raras, se enojan, tienen comentarios ácidos y son cosas que creo que yo no puedo decir; bueno, solo con gente muy cercana”.

Algo que gusta mucho a Amira de la gente que se rodea es el humor y eso también lo plasma en lo que quiere comunicar. “Me hiciste recordar una viñeta de Flavita Banana que decía algo así como, que el humor venía del cerebro. Creo que alguien que puede ser gracioso es alguien muy inteligente. La persona que aprender a reírse de sí mismo para mi es muy lista. Es complicado para mi relacionarme con gente que pareciera que no tiene sentido del humor, creo que no hay honestidad o lectura de las cosas, creo que el humor se conecta con otras emociones”. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por flavita banana (@flavitabanana) el

“Uno de los libros que más me gustan es el Uranista de Luis Panini, una tragedia sobre un tipo que se va desvaneciendo en la acera pero que al verlo nadie actúa y por ello, no tienen la velocidad para salvar a esta persona y se vuelve hasta cómico. Me hizo pensar mucho”.

“Mi gusto por el cine y los libros tiene que ver con que, son historias muy trágicas pero que van por ese estilo, al final todo se vuelve un poco gracioso”.

Sobre el arte en tiempos de pandemia.

La escena del arte pareciera complicada en este momento, encontrar tu público parece una tarea difícil, al respecto Amira me comenta. “Hay público para todo y artistas para todo. Creo que hay diferentes tipos de artistas, yo soy el tipo de artista que no planea mucho, pero hay otros a los que les funcionan otras técnicas. Lo bueno es cuando encuentras tu metodología de trabajo, el artista trabaja mucho, entonces debes hacerlo todo el tiempo. A veces haces como triples chambas, uno es donde te mantienes, otro donde creas y otro donde difundes”.

“En México creo que se debe hacer más trabajo en cuanto a la crítica y difusión del arte. En Cuernavaca sobre todo, encuentro que cuando se inaugura una exposición se retrata más a la gente que a la obra. Sí, es un evento social y es un espectáculo; pero el centro de todo es la obra y eso debería estar en el documento, no el señor que cortó el listón”

El espacio en el que Amira se desenvuelve aún tiene problemas para darle su lugar al mundo del arte. “He estado casi toda mi vida en Cuernavaca, creo que es una ciudad para la producción excelente porque la vida es tranquila y no tan ajetreada, como la Ciudad de México que tiene muchos distractores o Monterrey que tienen tanto que ofrecer que creo que te distrae. Y aunque es un espacio para crear, los que estamos aquí no deberíamos quedarnos aquí nada más, si hay la posibilidad de las redes, si hay residencias en otros lados uno tiene que aplicar. Tu lugar de operación puede ser aquí pero donde te compren puede ser otro lado”.

En un caso personal me cuenta. “Yo vendí piezas que estuve produciendo durante la pandemia y solamente una persona de Cuernavaca compro; y es mi amiga y la estimo mucho pero es como otra relación. Pero por ejemplo mande piezas a Estados Unidos. A veces me preguntó ¿cómo le hacían los artistas de antes para vender? tuvieron que moverse y ver la manera de hacerlo. Nosotros tenemos una ventaja sobre esa situación”. Además me contó otro ejemplo personal:

“La única editorial que me ha publicado en Cuernavaca, por ejemplo, es “Acá las letras”. 'Textofilia” y "Esto es un libro” son de Ciudad de México; “Svarti Ediciones” es un viajero que edita donde se encuentre. No creo que aquí exista un mercado del arte, en el mundo donde yo trato de moverme más, en el mundo editorial se ve que no hay buenos lectores, eso se refleja en nuestras librerías. Creo que las únicas librerías que quedaron después de la pandemia fueron las más comerciales”. Además me adelantó. “Próximamente sacaré un libro con “Acá las letras” es un libro con historias pequeñas y una colección de viñetas”. 

Para concluir Amira ve hacia el futuro y me comenta. “En Cuernavaca contamos con podría decir que, cuatro escuelas de artes, creo que si no solo se forman productores, también gente que aprecie las artes y que puedan gestionar las cosas; pronto podremos ver muchos cambios”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Amira Aranda (@arandaamira) el

Agradezco infinitamente el tiempo de Amira Aranda para esta entrevista y este será un recordatorio de cuando nos volvamos a ver e invitarle un rico café.

Si quieres saber más del trabajo de Amira Aranda, te invito a visitarla en su sitio web, seguirla en sus redes sociales y seguro encontrarás sus creaciones en las editoriales: Acá las letras”, 'Textofilia”,“Svarti Ediciones” y "Esto es un libro”.

¡Nos leemos la próxima!

Comments

comments

Comments for this article have been closed.

Go up