fbpx

Diversidad Somos: Un espacio de resistencia LGBT+

diversidad-somos-cesar-guerra

El activismo en los medios digitales se ha vuelto un espacio que poco a poco ha ganado notoriedad. Los usuarios de las distintas plataformas digitales han ido construyendo espacios para exponer injusticias, ante las que ciertos grupos aún vulnerables se enfrentan.

La comunidad LGBTTI+ sin duda ha luchado por estos espacios dedicados a la inclusión. A través de los años hemos presenciado distintas luchas que parten de este grupo, desde distintas perspectivas. Una de estas, es el festival cultural “Diversidad Somos” que se celebra cada año en la ciudad de Cuernavaca, Morelos. Fundado por un grupo de activistas entusiastas, entre los que destaca Cesar Guerra ahora director del mismo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Cesar Guerra (@des_atame) el

“De principio tengo que decir que soy guayabo, porque nací en Cuernavaca. Viví en un pequeño departamento en el centro de la ciudad, por lo que te puedo decir que las calles eran como nuestro patio. Cuando salía a jugar con mis hermanos sabíamos donde estaba la viejita buena onda, el viejito cascarrabias o el periodista más ilustrado. Inicio con esta parte porque te puedo decir que mi origen me ha forjado” Me comenta Cesar Guerra director del festival “Diversidad Somos” al describirse así mismo “También soy asesor, me dedico a dar asesorías a restaurantes y empresas de hospitalidad. Desde hace algunos años soy consultor externo de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Normalmente me hablan cuando las empresas están en algún tipo de crisis y tratamos de sacarlos adelante”.

“Y además soy activista en derechos humanos”. Cesar Guerra con el semblante cansado después de un día largo de grabación, me comenta con una sonrisa de oreja a oreja.

“Me he involucrado en diferentes movimientos. Uno de los más significativos es la Red por la Paz y la Justicia que después evolucionó al Movimiento por la Paz, con Justicia y Dignidad donde surgió una ley de atención a víctimas de las violencias.

Fue un ejercicio muy interesante para entender en dónde están los recovecos o las resistencias pero también muy duro porque al final trabajas con víctimas de violencia. A partir de ahí también me involucré con otros movimientos como La Marcha de las Putas dirigido por Andrea Acevedo, Yo Soy 132. Y claro con todos esos movimientos que tienen que ver con el Matrimonio Igualitario. La Ley de Identidad de Género que trabajamos hace un año con la Comisión de Diversidad Sexual con Alejandra Flores, con iniciativa legislativa y la comisión estatal de Derechos Humanos la cual se encuentra lastimosamente detenida por el momento.

Cuando uno ve las cosas fuera, reflejadas en nosotras mismas. Es cuando decides luchar al respecto. Llega un momento cuando vas y vienes dentro de todas las luchas que conoces, pero es cuando te duele que decides comenzar a realmente ser activista. Esto llega a fluir más del “yo”, es cuando se te presenta una situación que te duele, cuando decides hacer algo al respecto”

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Diversidad Somos (@diversidadsomos) el

“Diversidad Somos” es un festival que surgió como un activismo, entre una charla de distintas organizaciones y artistas. Una conversación en un bar donde el tema era el hecho de que la marcha LGBTTTIQA no era de su agrado. Esto cayó como anillo al dedo a Cesar que también es Gestor Cultural

“Creo que seguimos siendo victimas de un sistema heteronormado. Cuando vemos fuera que no somos capaces de reconocer en nosotras ciertas fobias o deconstrucciones y ves lo que sucede en otros espacios, te da una cierta envidia pero es eso o hacer algo que te mueva realmente.

En esa charla, decíamos que ¿cómo era posible? que solo en la marcha existiera gente que se emborracha en la calle, que se encuera y se exhibe. Uno piensa en sus nalgas guangas y piensa yo no lo haría, pero eso no impide que alguien más lo haga. Era otra perspectiva de ver las cosas. Y decidimos pasar de la queja a la acción. Compramos tres metros de manta, pintura negra y una consigna. Pero también pensamos en hacer una semana cultural antes de la marcha para aquellas personas que no les gusta ir y aquellos que no critican pero que tampoco les gusta ese movimiento. Eso inició en el 2011

“Diversidad Somos” inició en un bar, con un foro de 350 personas durante siete días y apoyo de distintos representantes de la comunidad LGBT+. El camino ha sido largo y complicado desde entonces. “Cuando hacemos activismo, existen distintos intereses y más si trabajas con asociaciones. Organizar puede ser todo un tema, entre que si su agenda les permite participar o simplemente no pueden hacerlo. En 2012 no se realizó el festival pero para 2013. Con un cambio de gobierno que tenía agenda pro-derechos humanos y LGBT+, es cuando se aprueba el matrimonio igualitario y decidí convocarlos nuevamente. Se realizó el festival y todo iba bien.

Pero en 2014 nuevamente me quedé solo y es cuando reflexioné realmente si quería seguir con el proyecto”. Cesar Guerra me dice pensativo y después me comparte un recuerdo que llega a su cabeza “El primer festival se llamaba “Tod@s y Tod@s somos la diversidad”, después fue “La diversidad somos todxs” y después fue cambiando hasta que llegó a ser “Diversidad Somos”. Pero el nombre también representó este experimento de prueba y error y me di cuenta que lo que deberíamos saber en ese momento no, nos servía para nada.”

“Hacen falta bases para construir, las cuales dentro de la diversidad no tenemos. Los grupos conservadores anti-derechos humanos entienden muy bien cómo crear estas bases para sus comunidades. Pero dentro de la comunidad pareciera que aún no lo entendemos”

“No hemos aprendido a construir porque no le damos importancia a quien lo merece.

Las mujeres son un gran parteaguas para la comunidad LGBT+. Ellas son las primeras en exigir y pelear sus derechos. Quiero anticonceptivos, este es mi cuerpo, aborto legal, yo puedo salir, no merezco que me maten ni que me golpeen. Este discurso es el que empieza a retomar la gente de la diversidad, no me odies, no me encierres, no me mates”. Con esta acotación que me parece importante retomar, Cesar nos sigue contando un poco más el camino del festival “Diversidad Somos”.

“Es entonces cuando yo decido en 2015 volver con el proyecto, pero recibí comentarios sobre que parecía una marca registrada en vez de una semana cultural. Yo no estoy peleado con que el activismo reciba remuneración económica por el trabajo que las personas realizan. La gente que colaboró desde el primer festival pagaba desde sus transportes hasta sus comidas pero existían las ganas de participar y querer hacerlo posible. La gente nos regalaba algo muy valioso que nunca iba a volver que era el tiempo. Todos a los que les propuse el proyecto con esta modalidad, lo rechazaron pero yo lo iba a hacer, si querían participar qué bien y si no, ni modo.

En 2016 nos dan la buena noticia que nos invitan a la Red Divercilac que es una organización que reúne a 21 festivales de diversidad sexual y género en Latinoamérica y el Caribe. Entre los que se encuentran MICGénero y el Premio Maguey de Guadalajara.”

Este festival a lo largo de los años ha contado con poco apoyo por parte de las instituciones gubernamentales. El primer apoyo fuerte que recibieron fue de doce mil pesos en 2016, a la fecha Cesar Guerra ha tenido que fondear en más de una ocasión “Diversidad Somos”. “A pesar de que sabes que tienes una deuda que debes ir pagando y pagando. Uno de mis motivadores es que me doy cuenta que los grupos de derecha siguen avanzando a pasos agigantados.

No hay una juventud que tenga diálogo con generaciones como la nuestra pero creo que es porque los lenguajes no los estamos comprendiendo mutuamente y esto no favorece la cohesión. Pero también son chicos y chicas que no les tocó vivir otras realidades y que al ignorarlas pareciera que siempre vivieron la realidad que les está tocando. Se están olvidando estas luchas pero es importante que la gente sepa que hay un camino recorrido. Y otro de mis motivadores es el hecho de que esto que estamos construyendo es tan chingón que me gustaría que más gente lo viera. Por eso hemos traído a Damian Siqueiros, hay danza de tal compañía, presentamos las películas, los concursos de literatura y se lee poesía y hay performance. Queremos que la gente venga y vea lo que estamos creando.”

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Diversidad Somos (@diversidadsomos) el

“Y si no ponemos de nuestra parte en dos segundos vamos a perder eso que ha costado tanta sangre, esfuerzo, lágrimas y tanta lucha”.

“Cada que finaliza un festival, termino mentalmente seco. Pero cuando comienzo nuevamente todo va fluyendo tan bien. Y el hecho de tener una sala llena con 600 personas donde la mayor parte no pertenece a la comunidad LGBT+ me parece interesante. Porque hemos logrado la erradicación de violencia en muchos espacios. Porque se han generado procesos como el colectivo de las drags, BeRodante que es de ciclismo y género, círculos de lectura, chicos y chicas que hacen su productora después del taller de cine. Es una de las cosas más bellas porque el festival genera esto: procesos”. Me dice Cesar Guerra sonriente.

Ante la situación del COVID19 muchas cosas tuvieron que cambiar y “Diversidad Somos” fue uno de los festivales afectados.

Inicialmente dije que esto iba a pasar en un mes y medio y organicé el festival como si nada pasara. Cuando se estaba extendiendo alguien muy sabio y muy prudente que nos ha apoyado también me dijo: “Esto va para largo así que empieza a ver que lo vas a tener que hacer de otra forma si es lo que quieres”. ¡Qué flojera si apenas se diferenciar entre una app y otra!. Pero me tuve que poner a investigar el como lo íbamos a hacer, incluso dije si es virtual no voy a necesitar a tanta gente pero cuando caí en la realidad de este maravilloso mundo de la virtualidad. Dije ¿en qué me estoy metiendo? no estoy entendiendo nada. Parece algo muy simple pero cuando te metes y tienes que entender lenguajes, códigos, uso, estructuras y alcances todo cambia.”

El hecho de que “Diversidad Somos” haya tenido que evolucionar a ser un festival digital ha tenido que enfrentar retos pero también ha recibido mucho apoyo como nos cuenta Cesar. “Afortunadamente llegó Alonso Galera, que salvó mucho de todo esto con apoyo de otra persona que se encargará de toda la digitalidad. Es todo un reto diferente a lo que pasaba hace nueve años. Tener que aprender cosas para que esto llegue a suceder. Otro de los beneficios es que ahora no solo teníamos que quedarnos en lo local. Ahora gracias a esto se abrió una ventana para poder invitar a gente fuera del estado. Lo cual es fantástico porque evitas muchas cosas que en ocasiones ya eran de por sí complicadas. Esta virtualidad nos está enseñando a mirar dentro de nosotros y ver de que manera podemos seguir colaborando y creando.”

Siento que estamos aprendiendo a hablarnos en lenguajes y maneras que no conocemos. Estamos aprendiendo que las letras en una pantalla no tienen sentimientos. Tiene que ver mucho con la interpretación que yo hago de lo que yo leo. Porque depende de mi estado de ánimo y expectativas. Es algo que debemos aprender para comunicarnos. Dar tiempo a la otra persona para que hable y me escuche. Creo que esta es la primera generación donde la gente joven le está enseñando a la gente mayor a utilizar estas herramientas.” Me comenta Cesar al respecto de como está sintiendo los cambios de una realidad física a la virtualidad.

Hay un ensimismamiento. Existe una conectividad con el mundo pero a la vez un aislamiento del mundo real. Es importante que estas dos partes comiencen a dialogar. Porque es muy valioso aquel que sabe moverse en este mundo virtual pero puede complementarse con aquellos que ya cuentan con un bagaje que no siempre te va resolver la virtualidad.” 

“Estamos centrados en el adultocentrismo. Necesitamos aprender de las nuevas generaciones para seguir creciendo”. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Diversidad Somos (@diversidadsomos) el

Cada año el festival “Diversidad Somos” cambia de temática y pareciera estar en el momento correcto para tocar ciertos temas. “Siempre que iniciamos un festival nos planteamos ¿en realidad qué es lo que necesitamos? . Algo que sucede en la colectividad es que parece ir más rápido que el individualismo. Cuando nosotros nos sentamos a dialogar en congresos o eventos ciertos temas. A nivel colectivo estos temas ya fueron, y las masas los han aceptado o decidido dentro o fuera de lo establecido.

En 2015 nuestro concurso de ensayo fue sobre diversidad sexual y estado laico, y hoy la discusión de los medios públicos está sobre la iglesia. Al siguiente año fue matrimonio igualitario y la convocatoria se lanzó antes, no tenemos una bolita de cristal pero estamos atentas de lo que está sucediendo. Lanzamos convocatorias para saber lo que está pensando la gente sobre estos temas. Recibimos una cantidad de información que nos ayuda a entender como un termómetro lo viven diferentes zonas geográficas. Que quizá no nos da tanta representatividad. Pero si nos da una idea del panorama. El observar lo que sucede nos ayuda a que el festival tenga esta visión novedosa de lo que sucede en la estructura social”.

Este año el festival “Diversidad Somos” con esta capacidad de observación. Entre sus actividades, contará con un foro de medios públicos libertad de expresión y derechos humanos.

“Esto es debido a que nivel nacional el presidente, ha ninguneado a los medios públicos comentando que el pueblo no necesita intermediarios.

También se hablará de libertad de expresión debido a que actualmente muchos mensajes se están respaldando en ella para seguir generando discursos de odio. Y derechos humanos porque actualmente estamos viviendo un momento donde muchas violencias nos atraviesan sin darnos cuenta, el machismo y el patriarcado desde siempre nos han gobernado. Pero es ahora donde el hacer el proceso de repensar el cómo nos expresamos o nos dirigimos a otras personas está tomando notoriedad. Donde vale mucho reconocer que quizá si somos racistas y machistas y que tiene que ver con un sistema impuesto pero del cual podemos comenzar a escapar si nos prestamos a la reflexión y damos ese paso. El festival busca acercar a actividades artísticas, culturales o académicas que nos lleven a la reflexión, a la discusión de las ideas y la posibilidad de encontrarnos en algún momento.” 

“El valor del festival “Diversidad Somos” se verá en unos años, no ahora. No importa que comencemos a cambiar pequeños paradigmas en este momento, los cambios los veremos en el futuro cuando cambiemos conscientemente”. Concluyó Cesar Guerra.

Agradezco muchisimo el tiempo de Cesar Guerra para esta entrevista, así como reconocer el esfuerzo de todo su equipo para la realización de esta edición virtual. El festival “Diversidad Somos” contará con 10 charlas interculturales, sobre teatro, drag, cine, literatura y VIH. Además de distintos conciertos, teatro, danza y música que podrás vivir desde la comodidad de tu casa. Te dejo los enlaces donde puedes conocer y visitar todas las actividades a continuación. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Diversidad Somos (@diversidadsomos) el

Sin duda alguna “Diversidad Somos” seguirá siendo un espacio de lucha y resistencia cultural LGBT+. Que poco a poco está buscando romper con esas enseñanzas de antaño que esperamos pronto vayan evolucionando. Espero que disfrutes el festival y nos leemos pronto.

Comments

comments

Deja un comentario

Go up