Cuando tienes una pequeña o mediana empresa sabes lo importante que es el dicho de que “el cliente siempre tiene la razón”, pero ¿Qué pasa cuando está totalmente molesto? ¿cómo debes tratarlos? ¿Cómo lidiar con clientes enojados? 

Primero debes tener en cuenta que mantener la buena actitud es una parte primordial con el trato a tus clientes. Procura que tus empleados hagan lo mismo, mostrarse flexible y abierto a las quejas es sin duda un excelente paso.

No olvides dar la misma importancia a todas las quejas, ninguna es más pequeña que otra. Por el contrario, si a una la descuidas y no das solución a tiempo, es probable que se convierte en un severo problema.

El tono de voz es muy importante, si el cliente está gritando por ningún motivo se debe contestar de la misma manera. Una voz suave, amable y gentil evitará que el cliente se sienta amenazado o parte de una discusión.

Escucha con atención cuál es el motivo de su disgusto, un mal servicio, un problema con los productos o quejas. Luego de conocer la causa, ofrece una disculpa por el problema y asegura que harás todo lo que esté en tus manos por solucionarlo de la mejor manera.

Recuerda que estás tratando con los clientes de tu empresa, el buen servicio y la calidad de atención evitarán que corran con la competencia.

Comments

comments